ESTAMOS EN PROCESO DE CAMBIO DE IMAGEN Y REESTRUCTURACION DEL BLOG BIENVENIDO A ZONATWIVE MULTIMEDIA

ACTUALIZANDO EN ESTE MOMENTO EL BLOG. INFORMACION A NUESTROS SEGUIDORES: GRACIAS AL APOYO DE TODOS UDS, ESTAMOS CRECIENDO, PASAMOS AL PORTAL WORDPRESS. DESARROLLANDO IDEAS Y CONCEPTOS, EN LA LUCHA POR LA DEMOCRACIA Y LA LIBERTAD. QUEDANDO ESTE BLOG COMO UNA HERRAMIENTA PARA USOS MULTIMEDIA Y EL WORDPRESS PARA USO ESCRITA. Siguenos en twitter por @Zonatwi_ve o @TuDato_Legal @HistoriaViva_ @ElAntiKuario o contactanos por nuestro correo electronico YOSOYVENEZUELA39@GMAIL.COM tambien puedes escribirnos por zonatwive@yahoo.com.ve y zonatwive@hotmail.es. PARTICIPA.


SIGUENOS AHORA POR WORDPRESS: http://zonatwive.wordpress.com/

ESCUCHA A RADIO CARACAS RADIO 750

Seguidores


Donde no hay luz? CON UN SOLO CLIK CONSULTE EN QUE PARTE DEL PAIS EN ESTE MOMENTO NO HAY LUZ

Sociable

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 25 de julio de 2011

Manuel Malaver La Razón / ND Crónica de los días finales del castrochavismo






No dejó de conmoverme una foto enviada el jueves desde La Habana, reseñando la visita del presidente del Ecuador, Rafael Correa, a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, mientras eran observados, -y quien sabe si hasta espiados-, por los primeros mandatarios de Cuba, los hermanos, Fidel y Raúl Castro.

Crónica en colores de la segunda muerte del socialismo del siglo XX de una parte, y de la otra, de la agonía del socialismo del siglo XXI, ya que los hermanos Castro ilustran en este momento el principio de que “el socialismo no es sino una primera fase en la construcción del capitalismo” (tal se evidenció en Rusia, China y los países de Europa del Este), y de que tanto Chávez, como Correa, sobreviven en una nave a la deriva donde solo la fuerza, la violencia y la violación de los derechos humanos les permite mantenerse a flote, y en un contexto en el cual ni siquiera de su salud personal se reciben buenas noticias.

Correa, en efecto, aún no se repone de una operación de rodilla que le practicaron precisamente en La Habana hace algo más de un año, y en cuanto a Chávez, sabemos que trata de superar un diagnóstico de cáncer de extensión no aclarada, y cuyas consecuencias ulteriores solo conocen los cuerpos de la inteligencia cubana.

De modo que, si a ver vamos, los más sanos de la foto son los hermanos Fidel y Raúl Castro, el primero con 85 y el segundo con 80 años a cuestas, con los achaques propios de la edad por supuesto, pero sin que sepamos si en tiempos recientes han sido objeto de intervenciones quirúrgicas, o de tratamientos para mantenerlos en pie y con facultades para pensar, hablar y hacer.

Por eso, lucen como los más despejados en la gráfica, como los más tranquilos y serenos, tal como si atendieran la visita de un hijo y un nieto a quienes se permiten dar consejos “de cómo mantenerse de por vida en el poder no implica necesariamente estar presidiéndolo o usurpándolo, y de cómo si de lo que se trata es de establecer una dictadura personal, hasta el capitalismo y el imperialismo pueden resultar útiles”.

“Ya no existen la Unión Soviética, ni aquel bloque socialista con bombas nucleares y misiles intercontinentales que, aunque fuera por pura disuasión, amenazaban a Estados Unidos con llevar el mundo al holocausto con tal de defendernos” empieza Fidel “ni mucho menos economías solidarias que, aunque precarias, como las del COMECON, podían enviarnos los suministros básicos para resistir en nuestra actitud numantina. No, muchachos, ahora todo es ley de oferta y demanda, y cuánto me das, cuánto te doy. O sea que, capitalismo en estado puro, que también llaman salvaje”

“Tú, Chávez, tienes mucho que contar en tus relaciones con los “hermanos” rusos y los “hermanos” chinos”, apunta Raúl “los primeros de los cuales te han vendido cualquier cantidad de chatarra militar a precios de oro, y los segundos, suministrándote créditos, es cierto, pero a cambio de que le hipoteques gigantescas cantidades de crudo a 20 años, pero a precios actuales. Y que, ¡olvídense!, no van a poner a riesgo sus relaciones con el mundo capitalista y desarrollado, por unas economías primarias del tercer mundo y con mercados sin capacidad de compras trillonarias para sus baratijas y equipos militares pre Guerra Fría”

“Pero… ¿y los pueblos Raúl, y los pueblos Fidel?” salta Correa “Nosotros, los socialistas del siglo XXI, nunca hemos hablado de apoyarnos en rusos ni en chinos, sino en los pueblos de “Nuestra América” doliente y sufriente, que ven en nosotros, en Hugo, Daniel, Evo y yo, la única oportunidad de realizar la Segunda Independencia de que hablaste Fidel, y de aplicarle al capitalismo y al imperialismo una derrota que los saque de juego de una vez y para siempre”.

“¡Los pueblos, los pueblos!” contestó Fidel medio durmiéndose y mesándose la barba, o lo que queda de ella.” Esas son pamplinas. Ni siquiera en la época dorada de las revoluciones del siglo XX existieron, ni defendieron a nadie. Lo único es tener ejércitos superarmados con tecnología de punta, superentrenados y en capacidad de hacerle frente al enemigo en el terreno y en las condiciones que plantee. Si no, lo que queda es hacer lo de Noriega y Saddam Hussein: entregarse. Con decirles que ni siquiera los nacionalistas árabes, con todo su petróleo e ideología islámica fundamentalista, gente como Gaddafi y Al Assad, creo que resistan mucho tiempo”.

“Pero hay un detalle” intervino Chávez por primera vez, y, como siempre, poniéndose solemne, engolando la voz y como dictando cátedra “Hay un detalle que han olvidado los hermanos Fidel y Raúl: y es el de la Corte Penal Internacional de La Haya, un organismo con jurisdicción internacional donde ya estoy acusado “por violación de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad”, y que al perder mi inmunidad presidencial, seguro me hará objeto de una orden de detención para juzgarme y quién sabe si hasta condenarme a prisión perpetua”.

“¿Y a mí, y a mí?” añadió Correa “A mí también es posible que me acusen dentro de poco, yo diría que esta misma semana, por el caso del periódico “El Universo” y del periodista, Emilio Palacio. O sea, que salimos del gobierno Hugo y yo y será como andar por el mundo disfrazados, y, si no, escondidos en nuestros propios países. Y quien sabe si en algún momento entregados por nuestros hombres de más confianza, por los que nombramos para sucedernos y heredarnos”.

“Pamplinas, otra vez pamplinas” intervino ahora Raúl “Vamos a ver Hugo ¿dónde están tus miles de prisioneros y tus miles de fusilados, dónde tus guerras en el exterior, y los atentados perpetrados en territorios de países enemigos y amigos, donde has propiciado golpes de estado y armado guerrilleros? Y tu Correa: ¿dónde los cárceles ecuatorianas, y los miles de torturados y los cientos de muertos en la tortura? De modo que, no insistan en jugar a los heroecitos de la revolución, que para eso no han nacido. Para eso, nosotros. Y fíjense, estamos disfrutando de una vejez tranquila, yo diría que hasta plácida y con mucho poder. Y preparándonos para irnos de esta vida con el aplauso y agradecimiento de los pueblos y gobiernos del mundo, y con la esperanza de ser inmortalizados en el mármol, en la piedra y en la memoria de la desmemoriada humanidad”.

“Pero entonces, Fidel, entonces Raúl” habló Chávez esta vez angustiado y casi gritando” ¿Cuál es la receta, cuál es la fórmula para violar las leyes humanas y divinas, mantenerse en el poder de por vida y morirse en la cama y con el aplauso y respeto de su propio pueblo y de los pueblos del mundo?”

“La fórmula” intentó responder Fidel” la fórmula es…” pero se oyó de repente un timbre sonando una y otra vez, un ruido que venía de afuera y un empujón que abrió la puerta de la habitación donde hablaban los amigos y permitió la entrada de un grupo de médicos acompañado de paramédicos, auxiliares y enfermeros que portaban camillas, y cuyo jefe, un profesional de la medicina entrado en años, casi anciano, mal encarado y de malas pulgas, empezó a dar órdenes:

“Camaradas comandantes en jefe, Fidel y Raúl, acuéstense en sus respectivas camillas que tenemos que llevarlos a sus chequeos diarios y a administrarles sus medicinas: doctor Correa, acuéstese en la suya que también le toca chequearse cómo evoluciona su operación de rodilla, y en cuanto a usted comandante-presidente Chávez, le toca su segunda quimio que, como ya le dijimos, es de las más complicadas y peligrosas del tratamiento”

“La fórmula Chávez” alcanzó a gritar Fidel mientras era sacado en la camilla y se le remachaban unos fórceps como para que no se rodara “la fórmula es hacerle caso a los médicos, aceptar sus diagnósticos y aplicarse sus tratamientos. Pero sobre todo Chávez, no olvidar nunca que hay un poder superior a todos nosotros, que es el Gran Poder del Tiempo, ese que también llaman los católicos, el Gran Poder de Dios”.

No hubo segunda foto de la reunión de los revolucionarios y socialistas siglos XX y XXI. Por lo menos, una que se conozca. Pero en cuanto a la habitación donde pudieron sostener este diálogo, si podemos imaginárnosla sola, lúgubre, vacía.

Fuente: Noticiero Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi lista de blogs

Comente las noticias